Twitter Facebook

#Quedateencasa pero en movimiento

¿Estás pasando mucho estrés y preocupación? ¿Estás irritable? No exasperes, es normal. La situación de confinamiento fue algo inesperado que nos afecta a todos y puede producirte sensación de malestar, ansiedad y preocupación. Pero ¡no te preocupes! Es algo que se puede cambiar y, para ayudarte, creamos una series de posts y actividades con algunos tips fáciles e información útil, que compartiremos durante todo el periodo de cuarentena para ayudarte a cambiar esta realidad y convertirlo en una oportunidad para encontrarte con vos mismo y sacar lo mejor de vos.

Es entendible que esta situación haya puesto a prueba varios factores de lo que era nuestra vida cotidiana, desafiándonos a amoldar nuestras actividades a un estilo de vida diferente que también representa un nivel de exigencia física menor.

La mayoría no salimos de casa más que para hacer algunas compras ocasionales ya que las actividades cotidianas fueron reemplazadas o casi suprimidas por otro sistema: trabajamos en modalidad home office, cursamos el colegio y la facultad online, las salidas con amigos se convirtieron en videollamadas. Incluso, podes hacer todo junto desde el sillón de tu casa. Puede sonar cómodo pero por más favorable que parezca esta actividad, tiene un impacto negativo, ya que puede traerte consecuencias tanto en tu cuerpo como en tu mente.

A continuación vamos a repasar los 3 ejes importantes sobre los que nos basaremos para empezar:

1. Actividad física: cuando hablamos de esto, no nos referimos a que hagas 2 horas de entrenamiento de alto impacto, sino a actividades que pongan tu cuerpo en movimiento y que se amolden a tus gustos y capacidades. Incluso determinar 15 minutos para caminar por toda tu casa podría marcar la diferencia de estar todo el día tirado en el sofá o sentado en una silla escribiendo en una computadora.

2. La importancia de una rutina diaria: la rutina en sí, debe cumplir una misión importante. Es una muy buena oportunidad para proyectar hacia dónde quieres llegar. Plantea pequeñas metas diarias, valiosas para vos. Esto mantendrá tu mente sanamente ocupada, estableciendo desafíos de aprendizaje y reforzando la sensación de logro. También podes a provechar para construir esos hábitos saludables que siempre quisiste tener como mejorar tu alimentación, meditar, hacer ejercicio, etc., y que, por cuestiones de tiempo, no podías sostener.

3. Oportunidad: hay dos formas de encarar esta situación: la padecemos hasta el final, resistiéndonos; o la aceptamos y miramos como una oportunidad, usándola para invertir en nosotros mismos, en nuestra familia y en cualquier ámbito de nuestra vida que antes, por alguna razón, no nos podíamos ocupar; tanto para mantener una rutina diaria, mejorar los vínculos con los demás, pensar en nuevos retos profesionales, encontrarle otro sentido a nuestro trabajo o aprender algo nuevo, también escuchar nuestras emociones y aprender a gestionarlas, ¡como muchísimas cosas más!

Como ya hemos dicho, la situación es difícil; pero está en nosotros cómo la afrontamos. Nosotros, desde Córdoba Coata, vamos a ir compartiendo semanalmente ideas y actividades para mantenerte motivado. Para que cuando esto pase, lejos de ser un tiempo perdido en nuestra vida, sea el tiempo que necesitábamos para poder replantearnos todo y crecer mucho más como personas, ¡y estemos listos para salir y enfrentar al mundo nuevamente bajo un punto de vista muchísimo mejor!

Y vos, ¿ya estás listo para acompañarnos en este cambio?